Posteado por: maganto | 3 abril, 2012

El águila bicéfala (II)

Retomo la pregunta con la que concluí la última entrada de este blog: ¿cómo explicar la presencia del águila bicéfala en las piezas y prendas testigo de la indumentaria tradicional segoviana? Medallas (fechadas desde el siglo XVIII), junto a faltriqueras y alforjas (más tardías y fechadas en las últimas décadas del siglo XIX  y principios del siglo XX) con una águila bicéfala como ornamento decorativo, atestiguan:

1. DOS REALIDADES

Patriotismo étnico e identidad nacional

El águila bicéfala alude directamente a la transmisión social vertical -desde las los grupos acomodados hasta los grupos populares- de un elemento iconográfico vinculado con la realeza y con la idea de unidad nacional, que permite analizar la conformación y evolución de la identidad y el patriotismo de los españoles a lo largo de varios siglos.

Recurriendo a varios pasajes de mi tesis doctoral, quiero explicar, que “tal y como admite el historiador Álvarez Junco, a lo largo de la Edad Moderna, la idea de patria se fue refieriendo cada vez menos a la patria chica y más a la unidad política global de la que se formaba parte. En el siglo XVIII, surgió, incluso la palabra patriotismo. El patriotismo étnico -que ensalza la identidad colectiva- iniciado por los Habsburgo y que se remonta al siglo XVII va ligado al fortalecimiento del poder real, entendido este como monarquía. En el siglo XVIII la dinastía de los Borbones renovó a su vez los símbolos patrios: Carlos III fijó la bandera de la marina de guerra representada por tres bandas en rojo y gualda y hacia 1760 se compuso la Marcha de los Ganaderos o Marcha Real, interpretada con  motivo de las honras reales, que despues pasaría a denominarse Himno Nacional.  Durante el siglo XIX se prolonga la etapa de creación de estos símbolos patrios, con lo que se insiste en los rasgos de la caracterización colectiva ya elaborados en la etapa anterior, como el amor a la independencia, el cristianismo innato de la nación española (concilios, santos españoles…), el predominio de Castilla sobre los demás reinos peninsulares o la larga lucha contra los musulmanes durante la Edad Media”.

Cristianismo imperante en la joyería devocional

Por otro lado, el águila bicéfala revela una conexión directa con el cristianismo potenciado desde la monarquía, adquiriendo nuevos significados en el ámbito del arte religioso y de la  la joyería civil pertenenciente a los grupos sociales acomodados,  a la denominada joyería devocional, enmarcada en la indumentaria tradicional. Así,  en el siglo XVII he localizado junto a numerosos ejemplares de portaviáticos con forma de águila bicéfala diseminados por las catedrales de distintas ciudadades españolas, citas y fotografías de joyería civil: broches, pectorales o colgantes, presentes en la colecciones de varios mueos nacionales.

Ya en los siglos XVIII y XIX las referencias aumentan en él ámbito de la joyería tradicional leonesa, salmantina y zamorana -antiguo Reino de León- y de la joyería tradicional castellena, con respecto a las medallas de plata o de plata sobredorada en las que un águila bicéfala de filigrana rodea a la figura de Santiago Matamoros: sin duda, un motivo iconográfico que alude a la larga lucha contra los musulmanes que Álvarez Junco enumera en la creación y renovación de los símbolos patrios en España.

2. DESDE UN PORTAVIÁTICO A UNA FALTRIQUERA

El ejemplar que más ha llamado mi atención por su relación con la faltriquera segoviana, es un portaviático – objeto en que se transporta el Sacramento de la eucaristía que se administra a los enfermos que están en peligro de muerte- fechado en el siglo XVII: esta bolsa de tela, de forma rectangular y ricamente decorada con bordados, presenta en su parte trasera un águila bicéfala coronada sobre la que se ha bordado la palabra “blanco”, posiblemente el apellido de su dueño.

Cabe decir que, es justamente en las faltriqueras -una de las prendas femeninas de la indumentaria tradicional- en las que se borda el nombre de su dueña, ya sea el nombre completo o las iniciales. La faltriquera, colocada bajo los distintos manteos, tenía y tiene un uso para guardar y transportar objetos de pequeño tamaño: horquillas,  monedas, pañuelos, etc. La faltriquera segoviana fotografiada en la entrada anterior y originaria del entorno de Santa María la Real de Nieva, tiene bordado el nombre completo de la dueña también sobre el águila bicéfala, convertido en esta ocasión, en el motivo central de la parte delantera, y no de la trasera, como en el portaviático del siglo XVII.  Os dejo una fotografía, que he localizado en la red, para que cada uno, saquéis vuestras propias conclusiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: